Berenice se corta el pelo

Berenice se corta el pelo es el título de un cuento de F. Scott Fitzgerald, escritor estadounidense de principios del siglo XX, conocido sobre todo como novelista, El gran Gastby o Suave es la noche, fue también un autor de cuentos encuadrados estos dentro de la gran tradición de cuentistas de este país, como su coetáneo Hemingway, Cheever, Carver o Salinger por nombrar solo a cuatro de ellos de entre una tradición riquísima que nace en el siglo XIX con Poe, Hawthorne, Melville o Jack London. Autores que escribieron novelas, algunos de ellas que han eclipsado al resto de la obra de sus autores, pero que no por eso dejaron de escribir cuentos ni de sentirse cuentistas. El relato nunca ha sido en América (de norte a sur) un arte menor o un hermano pequeño de la novela.

Si hubiese que describir en pocas líneas el estilo y las características comunes del cuento en EEUU sin duda habría que hablar de los diálogos: directos y elaborados (a menudo sostienen ellos solos la trama del relato). A través de los diálogos descubrimos como son los personajes, se desarrollan y evolucionan. Las descripciones son someras y los personajes llevan el peso del desarrollo, no es el narrador omnisciente el que nos lleva de la mano, sino que nos deja en medio de la trama, entre personajes vivos que evolucionan y que podemos seguir desde cerca oyéndolos y viéndolos.

Otra característica es el realismo y los temas tratados, son cuentos que hablan de las personas y las circunstancias que rodean a los autores, tanto Scott Fitzgerald como Cheever describen la vida y preocupaciones de la clase media-alta del país, en distintas épocas (uno en los años veinte en la generación del Jazz y otro en los cuarenta y cincuenta, la generación que ganó la guerra y vivió la gran expansión económica del país). Sus problemas, las cuestiones vitales, las dudas, son tratadas y retratadas en cada uno de los relatos. Luego vendrían Salinger o Carver, que ya no reflejaban a esa clase media-alta, ahora se fijan en personajes de clase baja, trabajadores, pero todos comparten las mismas preocupaciones y los mismo problemas de relación entre amigos, entre compañeros de trabajo, entre amantes, entre padres e hijos.

El relato que da título a este post está sacado de la página web de Zenda, en concreto de una sección a la que se puede acceder para leer cuentos de grandes autores. Siempre es una alegría que se dedique un espacio a este género arrinconado por los grandes best sellers, entendiendo aquí grande como voluminoso.

En realidad este post es una excusa para resaltar una frase que me ha parecido para enmarcar. He tenido que escribir cuatro párrafos como introducción para copiar a continuación una gran frase que se justifica ella sola y que espero sirva de acicate para acercarse al cuento y en concreto al cuento estadounidense:

A los dieciocho las convicciones son montañas desde las que miramos; a los cuarenta son cavernas en las que nos escondemos.

Nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s